Radiaciones artificiales

Son las radiaciones creadas por el hombre ante la necesidad de nuevas tecnologias. La tecnología ha crecido sin respetar el sistema biológico del ser vivo y eso afecta a la salud.

Contaminación electromagnética de Alta Frecuencia

Son las antenas de telecomunicaciones y telefonía (4G – 5G…), WIFI, Bluetooth, alarmas, radares, Wimax…etc

Permanecer excesivamente bajo la radiación de una fuente que genera un campo electromagnético es muy nocivo para la salud. El ser humano ha generado la gran mayoría de las fuentes de radiación artificial que provocan la contaminación electromagnética.

Contaminación electromagnética de baja Frecuencia

Forman parte de nuestro entorno: Torres de media y alta tensión, transformadores, tendidos de distribución eléctrica…. su afección depende de la distancia de la fuente a nuestra vivienda.

En el interior del hábitat lo encontramos en las instalaciones eléctricas (sobretodo los que están detrás de la cama), electrodomésticos, transformadores, aparatos eléctricos, lumínicos, lámparas con transformadores, cama eléctrica, ascensor, líneas de alta tensión, ordenadores…etc Todos pueden causar perturbaciones en el sistema nervioso e inmunitario.

¿Qué es la contaminación electromagnética de alta frecuencia?

La contaminación electromagnética de alta frecuencia es un tema de creciente preocupación en la era digital actual. A medida que la tecnología inalámbrica y la conectividad móvil se vuelven ubicuas, estamos cada vez más expuestos a campos electromagnéticos generados por dispositivos como teléfonos móviles, routers Wi-Fi, torres de comunicaciones y otros dispositivos electrónicos. Nuestra misión es proporcionar una comprensión más profunda de este fenómeno y ofrecer herramientas para medir, analizar y mitigar los riesgos asociados con la exposición a la radiación electromagnética de alta frecuencia.

La contaminación electromagnética de alta frecuencia se refiere a la presencia de campos electromagnéticos (CEM) de alta frecuencia en nuestro entorno. Estos campos son producidos por dispositivos y tecnologías que operan en frecuencias de radio y microondas, generalmente por encima de los 100 kilohercios (kHz). Ejemplos comunes de fuentes de contaminación electromagnética de alta frecuencia incluyen antenas de telefonía móvil, estaciones de base Wi-Fi, redes 5G, 4G, Wimax…

La exposición continua a campos electromagnéticos de alta frecuencia ha generado preocupaciones sobre posibles riesgos para la salud. Muchos estudios evidencian que la exposición prolongada  de radiación electromagnética puede estar relacionada con problemas de salud, como insomnio, fatiga, dolores de cabeza y otros síntomas mucho más graves.

¿Qué es la contaminación electromagnética de baja frecuencia?

La contaminación electromagnética de baja frecuencia es un tema importante en la actualidad, aunque a menudo pasa desapercibida debido a su naturaleza invisible. Esta forma de contaminación electromagnética se relaciona con campos eléctricos y magnéticos generados por dispositivos eléctricos y equipos de alta potencia que operan en frecuencias más bajas, típicamente por debajo de los 100 kilohercios (kHz). Nuestra misión es arrojar luz sobre este fenómeno y ofrecer información esencial sobre los posibles riesgos y formas de mitigación.

La contaminación electromagnética de baja frecuencia se refiere a la presencia de campos eléctricos y magnéticos en nuestro entorno, generados principalmente por fuentes como líneas de transmisión eléctrica, transformadores, electrodomésticos, sistemas de distribución eléctrica y redes de transporte público, cableado de la vivienda y todo tipo de aparato eléctrico que tengamos en casa o lugar de trabajo. A diferencia de las altas frecuencias, estas emisiones son invisibles y no se sienten, pero están presentes en nuestras vidas diarias.

Aunque la comprensión de los efectos de la exposición a campos electromagnéticos de baja frecuencia está en constante desarrollo, muchos estudios a lo largo del tiempo evidencian que la exposición crónica está relacionada con efectos en la salud humana, como el aumento del riesgo de ciertas enfermedades y trastornos.

¿Cómo podemos ayudarte?

Medición y análisis: Ofrecemos servicios de medición de campos electromagnéticos de alta y baja frecuencia en hogares, lugares de trabajo y áreas públicas. Utilizamos equipos especializados para evaluar los niveles de exposición y proporcionar informes detallados.

Evaluación de riesgos: Analizamos los resultados de las mediciones y evaluamos los riesgos asociados con la exposición a la radiación electromagnética. Identificamos posibles áreas de preocupación y recomendamos medidas de mitigación.

Educación y concienciación: Proporcionamos información educativa sobre cómo reducir la exposición a campos electromagnéticos de alta frecuencia y adoptar prácticas más seguras en el entorno digital.

Utilizamos equipos de medición de vanguardia para garantizar mediciones precisas y evaluaciones de riesgos confiables.

Compromiso con la seguridad: Nuestra misión es ayudar a las personas a comprender y abordar los riesgos potenciales de la exposición a campos electromagnéticos de alta y baja frecuencia.

En resumen, la contaminación electromagnética es un desafío contemporáneo que requiere una evaluación y comprensión adecuadas. Estamos aquí para ayudarte a comprender, medir y mitigar estos riesgos, promoviendo un entorno más seguro y saludable en la era digital.

Scroll al inicio
× Contactar